Trastorno Límite de Personalidad

Toda la información contenida es ofrecida para fines educativos y no pretende sustituir la asistencia de profesionales del ramo de la Salud Mental.

El Trastorno de la personalidad fronterizo se caracteriza por impulsividad y la inestabilidad anímica, de la imagen propia de la persona y de las relaciones. Este trastorno es muy común y se diagnostica con más frecuencia en mujeres que en hombres.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de personalidad fronterizo?

Las personas que lo sufren presentan varios de los síntomas siguientes:

•   cambios de humor muy marcados con períodos de depresión intensa, irritabilidad y/o ansiedad que duran de unas cuantas horas a varios días;

•   furia fuera de lugar, intensa y fuera de control;

•   impulsividad en lo que se refiere a gastar dinero, tener sexo, consumir sustancias, 
robos menores, conducir agresivamente o comer demasiado;

•   amenazas de suicidio recurrentes o lesiones a sí mismos;

•   relaciones personales inestables e intensas con perspectivas “blanco o negro” sobre personas o experiencias; algunas veces alternan entre idealizaciones de que “todo está bien” y devaluaciones de que “todo está mal”;

•   incertidumbre marcada y persistente sobre la imagen propia, las metas a largo plazo, las amistades y los valores;

•   aburrimiento crónico o sensación de vacío;

•   esfuerzos desesperados para evitar el abandono, ya sea real o imaginado. ¿Qué causa el trastorno de personalidad fronterizo? 
Las causas no están claras, aunque podrían ser de carácter psicológico y biológico. Originalmente se creía que esto era "fronterizo" con la esquizofrenia, pero ahora parece ser que el trastorno de personalidad fronterizo tiene más relación con una enfermedad depresiva. En algunos casos tienen algo que ver los trastornos neurológicos como el trastorno de déficit de atención. Los problemas biológicos pueden causar una inestabilidad anímica y una falta de control de los impulsos, lo que a su vez puede contribuir a problemas para relacionarse. Las dificultades en el desarrollo psicológico durante la niñez, quizá asociadas con abandono, abuso o negligencia por parte de los padres, podrían crear problemas de identidad y personalidad. Es necesario realizar más investigaciones para aclarar los factores psicológicos y/o biológicos que causan el trastorno de personalidad fronterizo.

Trastorno Bipolar

Toda la información contenida es ofrecida para fines educativos y no pretende sustituir la asistencia de profesionales del ramo de la Salud Mental.

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una grave enfermedad del cerebro. También se llama enfermedad maníaco-depresiva. Los que sufren del trastorno bipolar experimentan cambios de ánimo inusuales. A veces se sienten muy felices y “animados” y mucho más activos que de costumbre. Esto se llama manía. Y a veces los que sufren del trastorno bipolar se sienten muy tristes y “deprimidos” y son mucho menos activos. Esto se llama depresión. El trastorno bipolar también puede provocar cambios en la energía y el comportamiento.
El trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos que experimentan todas las personas. Los síntomas bipolares son más potentes. Pueden dañar las relaciones entre personas y hacer que sea más difícil ir a la escuela o conservar un empleo. También pueden ser peligrosos. Algunos personas que sufren del trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.
Los que sufren del trastorno bipolar pueden obtener tratamiento. Con ayuda pueden mejorar y llevar vidas exitosas.

¿Quién puede desarrollar el trastorno bipolar?

Cualquier persona puede desarrollar el trastorno bipolar. A menudo comienza en las últimas etapas de la adolescencia o al principio de la adultez. Pero también niños y adultos pueden sufrir del trastorno bipolar. Generalmente la enfermedad dura toda la vida.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

Los cambios de estado de ánimo bipolares se llaman “episodios anímicos”. Las personas pueden tener episodios maníacos, depresivos, o “mixtos”. Un episodio mixto incluye síntomas tanto maníacos como depresivos. Estos episodios anímicos provocan síntomas que duran una semana o dos y a veces más. Durante un episodio, los síntomas se presentan todos los días durante la mayor parte del día.
Los episodios anímicos son intensos. Las emociones son fuertes y ocurren junto con cambios extremos en los niveles de comportamiento y energía.

Los que sufren un episodio maníaco pueden:
    •    Sentirse muy “alegres” o “animados”
    •    Sentirse muy “nerviosos” o “alterados/ansiosos”
    •    Hablar muy rápido de muchas cosas distintas
    •    Estar inquietos, irritados, o “sensibles”
    •    Tener problemas para relajarse o dormir
    •    Creerse capaz de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo común
    •    Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo sin cuidado alguno

Los que sufren un episodio depresivo pueden:
    •    Sentirse muy “deprimidos” o tristes
    •    Sentirse preocupados y vacíos
    •    Tener problemas para concentrarse
    •    Olvidarse mucho las cosas
    •    Perder el interés en actividades divertidas y volverse menos activos
    •    Sentirse cansados o sin energía
    •    Tener dificultad para dormir
    •    Pensar en la muerte o el suicidio

Trastorno de Ansiedad

Toda la información contenida es ofrecida para fines educativos y no pretende sustituir la asistencia de profesionales del ramo de la Salud Mental.

LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD; LA EPIDEMIA SILENCIOSA DEL SIGLO XXI, DAVID PUCHOL

TRASTORNO DE ANSIEDAD EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

TRASTORNO DE DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD DE NAMI

TRASTORNO DE PÁNICO

TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

TRÍPTICO ANSIEDAD

El cerebro, como cualquier otro órgano del cuerpo humano, puede enfermar. Lo importante es saber que, así como existen tratamientos que ayudan a controlar la diabetes o la hipertensión, existen también tratamientos muy exitosos para controlar los desbalances bioquímicos del cerebro que están presentes en las enfermedades mentales. Lo importante es acercarse y apegarse a un tratamiento adecuado. Si piensas que tú o alguien de tu familia pudiera tener síntomas de alguna de estas enfermedades, no dudes en consultar a un especialista, esto le puede cambiar la vida.

Le sugerimos leer los términos de uso de la página Web.

Más artículos...